Mensajes

Por Juana Inés Dehesa

2 de enero de 2015

Ya se van a acabar las vacaciones y les puedo asegurar que ni la mitad de ustedes ha visto el chulísimo mensaje que aventó al mundo la presidencia de la república so pretexto del año nuevo. Ah, ¿verdad? Así, ¿de qué van a platicar con sus amigos y colegas cuando los vuelvan a ver? Puros equívocos con ustedes, de veras.

Pero no se preocupen; nomás faltaba. ¿No estoy yo aquí, que soy su mensa que se quedó de guardia? Yo sí lo vi. Y, como estoy dispuesta a comenzar el año nuevo limpiando mi karma, voy a sorrajarles el resumen ejecutivo para que no se queden fuera de las conversaciones en torno a la rosca.

Para empezar, hay que decir que es una producción videográfica que deja el final de los Soprano a la altura del cine de Juan Orol. Hay de todo: manifestaciones, porras, atardeceres, atletas triunfantes, mucho niño de facciones indígenas, Peña Nieto recibiendo desayunos escolares (qué bueno, a ver si así crece) y demás argucias retóricas que hacen que se te inflame el pecho y se te enorgullezca el pasaporte. Una cosa muy hermosa.

Sin embargo, a mí me llamó más la atención el texto mismo del mensaje. Para empezar, está leído por una voz infantil, siguiendo, supongo, la falsísima noción de que los niños son seres angelicales incapaces de albergar maldad alguna en sus sucintos cuerpecitos (cualquiera que, en fechas recientes, haya atestiguado de lo que es capaz un infante cuando no ha dormido o cuando Santa le hizo el flaco servicio de traerle un juguete sin traerle las pilas, sabrá bien que lo de que los niños son buenos es una falacia de inconmensurables proporciones). El caso, pues, es que el minihumano en cuestión nos da una serie de explicaciones no sólo de cuánto de padres somos los mexicanos y cómo este año que pasó se dedicó a darnos de puntapiés, sino que nos exhorta a que seamos mejores y a que “abracemos muy fuerte a los que están a nuestro lado”, sin importar cómo ni quiénes sean (es más, en un arrebato lírico que claramente era una broma del guionista que se coló hasta la versión final, dice inclusive que abracemos a los zurdos. Felipe Calderón y Pablito Gómez, a’i les hablan). Y termina en una cosa muy triunfal y muy bonita donde nos dice que México debe cambiar. Aunque no dice bien a bien cambiar a qué; porque si cambiamos y nos volvemos Somalia, buena la hicimos, la verdad.

En fin, todo esto son inconsecuencias y allá los “creativos” que cobraron por hacer algo tan lelo, y allá sus conciencias. Lo que sí es que me parece un despropósito que a estas alturas el Gobierno de la República (quien firma el mensaje) venga a decirnos que le echemos más ganitas y que a ver si ya recogemos nuestro tiradero. Es como para agarrarlos a cachetadas o para mandarles un mensaje propio: o nos ayudan o nos dejan de molestar. Feliz 2015.

Galería | Esta entrada fue publicada en Resenciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s