Así entienden Peña y el INE a la democracia-liberal

Por Leo Zuckermann

Publicado el 21 de abril (Excelsior)

El PAN sacó un anuncio en radio y televisión que le disgustó a Peña. En el promocional se le pregunta a dos personas que van por la calle qué opinan que el Presidente haya llevado 200 invitados a su gira en Londres. La mujer entrevistada responde “¿200?” y su compañero añade “si es así como gastan nuestros impuestos, yo diría que es una chin…”. A continuación se menciona la frase “Acabemos con la corrupción. Con el Sistema Nacional Anticorrupción que impulsó el PAN, los políticos no volverán a darse la gran vida con tu dinero”. Aparece el logotipo del partido y una papeleta azul con la leyenda “que no malgasten tu dinero, claro que se puede, ¿a poco no?”.

Aquí la pregunta de fondo es si el gobierno, efectivamente, invitó y pagó los gastos de 200 invitados en su gira por el Reino Unido. Pero, en lugar de informárnoslo, el Presidente solicitó la censura del spot de radio y televisión. En un documento memorable, que sintetiza el pensamiento democrático-liberal de Peña, nos enteramos de las razones de solicitar la censura. Es el acuerdo de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE del 14 de abril de este año. Ahí se sintetizan los “motivos de inconformidad” de la Presidencia con respecto al spot:

1. Se pretende atribuir al Presidente un acto de corrupción.

2. Contienen expresiones que no se apegan a los principios del Estado democrático y no tienen veracidad.

3. Las frases, imágenes y propuestas violan la libertad de expresión. No se trata de críticas al ejercicio del cargo del Presidente “sino que su finalidad es, a partir de una propuesta electoral (Sistema Nacional Anticorrupción), descalificar y desacreditar al Ejecutivo federal, sin ofrecer prueba alguna”.

4. Lo dicho no tiene fundamento ni prueba alguna para imputarse al Presidente; por el contrario, se afirma que en un acto de corrupción, utilizó dinero de los impuestos para pagar el viaje de más de 200 personas a Londres.

5. Se utilizan “expresiones y hacen alusiones escritas, habladas y representadas gráficamente que resultan impertinentes, innecesarias y desproporcionadas para enfatizar el mensaje, la oferta política y la propuesta electoral de un sistema nacional anticorrupción, pues pretenden hacer llegar a la ciudadanía la idea de que el Presidente cometió actos de corrupción”.

6. Se imputan supuestas conductas que no han sido probadas mediante sentencia firme al Presidente.

7. El contenido constituye la afirmación de un hecho y no la emisión de una opinión efectuada por el PAN.

Lo que está a discusión, entonces, es si 200 o más personas fueron invitadas al viaje con cuenta al contribuyente y, de ser verdad, si esto constituye un acto de corrupción. Lo primero —el hecho— no lo sabemos porque nadie nos ha informado si llevaron esa cantidad de invitados a Londres con los gastos pagados. Lo segundo —que se trataría de un acto de corrupción— es una opinión. ¿Se justifica llevar esa cantidad de gente a un viaje con el Presidente? ¿Deben nuestros impuestos financiar un séquito de ese tamaño? ¿Existe normatividad al respecto? ¿Se violó alguna ley? ¿Está la situación económica del país y de las finanzas públicas para erogar esa cantidad de dinero?

Todas esas preguntas me parecen muy relevantes en una democracia-liberal. Pero, en lugar de debatirlas, el Presidente optó por la censura demostrando un talante autoritario. Y sus amigos consejeros del INE le cumplieron su deseo al censurar el spot. ¿Por qué?

Vale la pena leer el acuerdo de la Comisión de Quejas antes citado. Es largo, complicado y farragoso. Al final se ordena la censura porque, según los tres consejeros del INE, el PAN sí calumnia al Presidente con hechos o delitos falsos lo que ocasiona un perjuicio a su imagen, honra y reputación. Lo interesante es que la Comisión menciona que la conducta que los panistas atribuyen a Peña puede “dar lugar a delitos tales como: el uso indebido de atribuciones y facultades y peculado”. Es cierto que ninguna autoridad ha investigado ni condenado al Presidente por eso. Pero explícitamente se reconoce que, sí hubo un exceso de invitados pagados con nuestros impuestos, podría haber delitos, lo cual nos regresa a la pregunta toral de este tema: ¿cuántos invitados fueron a Londres?

¿Lo sabremos algún día? No lo sé. Lo que sé es que el spot fue retirado del aire porque el Presidente y el INE prefieren la censura que el debate. Así entienden estos dos actores políticos a la democracia-liberal.

Galería | Esta entrada fue publicada en Resenciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s